Las claves del entrenamiento funcional

entrenamiento funcional - curso entrenador personal

¿Quieres estar al día de todo lo que ocurre en el mundo del fitness? Pues no puedes obviar el nuevo sistema de moda para entrenar: el entrenamiento funcional. Cada vez son más las personas que se apuntan a las rutinas de ejercicio que engloba y dejan abandonadas las tradicionales máquinas para hacer cardio en el gimnasio.

Viendo como cambian las tendencias en el fitness y que cada vez hay más ciudadanos interesados en mejorar su forma física, estudiar un curso de personal trainer o entrenador personal puede ser tu propia carrera de fondo para el futuro. Pero primero centrémonos en la nueva corriente para hacer ejercicio.

 

¿Qué es el entrenamiento funcional?

Para poder practicar o enseñar entrenamiento funcional (también te lo puedes encontrar escrito como functional training) lo primero que debes saber es en qué consiste. Los expertos del deporte juegan actualmente con múltiples definiciones que vienen a significar lo mismo.

La gimnasia funcional es un sistema para entrenar en el que se adaptan las rutinas que se le marcan a un cliente a sus necesidades personales.Esta orientado a mejorar sus funciones diarias trabajando grupos de músculos y no uno en solitario.

Además, el personal trainer plantea la tabla de entrenamiento el personal atendiendo a factores como el historial de lesiones que ha afectado al cuerpo del cliente. Estos ejercicios funcionales están dando muy buenos resultados. De esta manera se puede decir adiós al entrenamiento clásico de fuerza y mejorar la calidad de vida. Al tiempo se desarrolla una inteligencia del movimiento de cada cuerpo.

Si eres de los que no aguanta mucho parado y te lanzas a hacer a formarte como entrenador personal comprobarás que puedes aplicar esta especie de herramienta tanto a deportistas de élite como a gente mayor que se quiere mantener ágil y valerse por sí misma.

 

Las ventajas de seguir esta moda

El famoso CrossFit, ese sistema para el que se están creando numerosos centros de entrenamiento y que cada día tiene más fans a pesar de su complejidad, entra dentro de los ejercicios funcionales. Es duro practicar el entrenamiento funcional pero tiene ciertos beneficios que son claves para que la gente haya abandonado las largas caminatas en su cinta o los equilibrios imposibles sobre la elíptica. Veamos cuáles son:

  • Ayuda a quemar grasa corporal y, en consecuencia, a adelgazar y conseguir los objetivos de belleza. Los movimientos repetitivos que incluyen las rutinas impulsan este resultado tan deseado por la mayoría de los alumnos.
  • Permite mejorar la postura corporal y la estabilidad. Las pautas que podrías marcar si cuentas con formación tendrán un beneficio muy real para tus clientes. El trabajo para fortalecer el core (que para que todo el mundo lo entienda es el centro del cuerpo) aporta todas esas ventajas y encima dispara la flexibilidad.
  • Evita lesiones. Dado que el encargado de fijar la tabla de entrenamiento repasa el historial previo de cada cliente ya procura evitarle el sufrimiento. Es decir, no impone ejercicios que vayan a afectar a una parte del cuerpo que ya tiene tocada. Además enseña a moverse de manera adecuada y no con las carencias posturales adquiridas a lo largo de los años. ¡Dirás adiós a las contracturas y los dolores musculares!
  • Supone un complemento deportivo para estar en forma para practicar otras actividades como el tenis, el fútbol, el baloncesto o, simplemente, correr.
  • Trabaja grupos de músculos en su conjunto. Como decíamos, no se ocupa de músculos aislados como cuando se hacen pesas en una máquina de un gimnasio tradicional. Esto hace que los ejercicios sean más eficientes generando genera mejores resultados para tu salud y tu vida diaria.

¿Ya te ves como un o una sargento de hierro fijando pautas a tus pupilos? Eso es porque la vocación de ser entrenador personal está llamando a tu puerta. Escúchala, pero antes vayamos por partes. Hay más cosas que contar sobre el entrenamiento funcional.

 

Resultados antes que con el entrenamiento tradicional

Los expertos explican que este nuevo sistema tan en auge “incorpora lo mejor de cada campo del fitness, teniendo en cuenta la fisiología y la biomecánica funcional del cuerpo humano, la neurociencia y las leyes físicas aplicadas a cada movimiento corporal”.

Por eso no es de extrañar que sea más rápido en eficiencia y resultados que el entrenamiento tradicional con aparatos de cardio y musculación. Los que lo practican notan enseguida el cambio físico. No solo porque pierdan peso sino porque se mueven con más facilidad, están más coordinados, son más ágiles y tienen menos riesgo de acabar en la acera de un tropezón porque disponen de un mayor equilibrio.

 

Cómo descubrir si estás haciendo ejercicios funcionales

Como de lo que se trata es de hacer rutinas repetitivas con acciones propias del día a día como correr, caminar, saltar o cargar pesos, los ejercicios funcionales siguen ese mismo rumbo. Pero para distinguir si estás haciendo o si te gusta el entrenamiento funcional ten en cuenta que:

  • Las rutinas no se hacen sentado. No estarás sobre una bicicleta estática sino que se procura estar de pie para fortalecer los músculos que ayudan a la estabilidad.
  • Son tareas de peso libre y no analíticos. Las fuerzas y estímulos recibidos serán mucho más naturales.
  • Este sistema introduce inercias y aceleraciones. Son estímulos importantes para conseguir nuevas adaptaciones de fuerza de los músculos.
  • Los movimientos son generales, incluyen muchas articulaciones buscando la coordinación de los músculos.

 

En tu tabla de entrenamiento funcional entrarán planchas, zancadas, sentadillas con o sin peso, dominadas, tareas de brazo.

Son solo algunas de las ideas que se te pueden ocurrir si te decides a elegir esta carrera en la que ayudarás a los demás a sentirse mejor consigo mismos. Y encima cobrarás por ello obteniendo una doble satisfacción.

 

Una sesión a domicilio

Dado que para practicar este tipo de actividad deportiva no se necesitan grandes máquinas, es ideal para hacerlo en casa. Se puede contar con un entrenador personal (¡tú en un futuro próximo!) o buscar alguna rutina por internet. La pega, en el segundo caso, es que no habrá forma de identificar malas posturas o lesiones. Pero para ir rompiendo el hielo en tu nueva relación con el deporte puede ser una gran opción.

Si tienes una esterilla, unas mancuernas y unas bandas elásticas ya será suficiente para darle actividad al cuerpo. En menos de una hora habrás sudado la gota gorda sin necesidad de maquinaria pesada. Si te gusta lo que haces, conviértete en profesional del entrenamiento personal y podrás crear tus propios circuitos de gimnasia funcional.

 

Quiero enseñar entrenamiento funcional

¿Has acabado por rendirte a tus instintos? ¿Has asumido que eres deportista hasta la médula y necesitas traspasar parte de tu energía? Te lo decíamos, tienes que buscar un curso de personal trainer para luego poder ejercer en un mercado laboral en constante crecimiento.

En Cursos.es te ayudamos a escoger la mejor formación para tu objetivo. Si quieres ser gurú del entrenamiento funcional, ¡fórmate y empieza a contribuir a la salud de tus vecinos!