Especialistas en sanidad: auxiliar de enfermería en geriatría

Auxiliar de enfermería en geriatría - formación

¿Te gusta pasar el tiempo con personas mayores? ¿Crees que no hay mejores consejos que los que estas pueden dar? ¿Te gustaría ayudarlas en sus tareas diarias como auxiliar de enfermería en geriatría? Parece que tu vocación profesional va enfocada al cuidado de mayores. Para dedicarte a devolver a las personas mayores todo lo que nos han dado primero necesitas tener cierta formación.

Puedes obtenerla a distancia con el curso de auxiliar de enfermería y especializarte en el cuidado de ese sector de la sociedad. Así lograrás ser un auxiliar de enfermería en geriatría y trabajar de lo que deseas.

“Hay que luchar contra la idea de que el viejo es funcionalmente limitado. La mayoría de la población anciana no se halla impedida” (Ricardo Moragas, gerontólogo)

 

¿Qué es un auxiliar de enfermería en geriatría?

Si te decides a estudiar para ser auxiliar de enfermería, en el ámbito de los mayores te ocuparás de ayudar a estas personas en la realización de aquellas actividades diarias que no puedan hacer solas.

Tu trabajo consistirá, de alguna forma, en convertirte en un compañero o compañera de vida para esta parte de la población. No solo habrá una relación laboral sino que al final aparecerán lazos de cariño y será prácticamente como si tus pacientes fuesen tus abuelos. ¿Y lo bien que te lo vas a pasar escuchando sus anécdotas?

La empatía es básica para desarrollar este trabajo porque tienes que estar para brindarles una sonrisa y subirles el ánimo cuando los veas un poco bajos de moral.

Formarás parte de un equipo de profesionales

Como auxiliar de enfermería en geriatría encontrarás trabajo en hospitales, centros de día o residencias geriátricas. La demanda de empleados como tú, de momento, es amplia porque nuestra sociedad está muy envejecida. No te vamos a engañar: pasarás algunos momentos duros. Pero divertir, entretener y mantener lo más activos posible a los mayores sin duda te merecerá la pena. No lo harás solo o sola porque en cualquiera de estos destinos formarás parte de un engranaje de cuidados bien engrasado.

En él compartirás espacio con médicos, terapeutas, enfermeros y, en algunos casos, trabajadores sociales. Será una gran experiencia laboral para ti porque aprenderás algo de todos tus compañeros. Y ellos lo aprenderán de ti. Estarás en medio de un continuo fluir de conocimientos con los pacientes como los principales generadores de sabiduría vital.

 

Una lista de tareas en las que no se puede fallar

En un centro reglado como los que veíamos más arriba tus funciones serán muchas y todas bastante entretenidas. Junto con tus compañeros procurarás que nada falle para que los residentes estén felices y relajados. Te enumeramos solo algunos ejemplos de lo que harás a diario:

  • Realizar la asistencia de cuidados de enfermería.
  • Ayudar a levantarse, lavarse, ir al baño y vestirse a aquellos que lo necesiten.
  • Limpiar y mantener los objetos de los residentes o enfermos.
  • Hacer las camas, limpiar los cuartos, recoger la ropa y trasladarla al área de lavado.
  • Repartir la comida a aquellas personas que no puedan cogerla por sí solas.
  • Hacer servicios auxiliares como los cambios de postura o los masajes de estimulación, por lo que debes estar fuerte.
  • Acompañar a los usuarios en sus salidas del centro, en caso de que vivan en una residencia.
  • Ofrecerles apoyo emocional y psicológico y escucharlos.
  • Vigilar los cambios en su salud física o mental e informar de su estado a las familias.
  • Ayudarles a integrarse y trabar amistad con sus compañeros para que nadie se sienta solo ni excluido.
  • Programar actividades lúdicas y recreativas.

 

Fomento de la vida activa y ayuda frente a la movilidad reducida

En la mayoría de los casos, tu trabajo de auxiliar de enfermería consistirá en promover que los mayores se mantengan en una situación activa. Charla con ellos, pregúntales cosas sobre sus vidas para que ejerciten su mente, sácalos a bailar cuando se celebre una fiesta… Se trata de que no se dejen ir; de que se mantengan independientes tanto mental como físicamente mientras puedan.

Con sencillas tareas que a ti no te cuestan casi nada estarás contribuyendo en el bienestar y salud de tus mayores.

No obstante, habrá casos en los que te encuentres con personas con una movilidad reducida. Por eso, debes tener fuerza, pero ¡tranquilo! En muchos centros disponen de herramientas que te ayudarán y que deberás aprender a manejar. Te hablamos de las camas mecánicas articuladas o las grúas de movilización.

Como auxiliar de enfermería en geriatría es mejor que durante tu formación también seas curioso o curiosa. Investiga sobre aquello que no te expliquen tus profesores porque te vendrá bien tener algunas nociones sobre la máquina recuperación cardiorrespiratoria o sobre farmacología, por ejemplo.

 

¿Por qué esta profesión?

Si quieres dedicarte al mundo de la geriatría no solo te mueve la necesidad de tener un sueldo. ¡Lo tuyo es vocación y lo demás son tonterías! Y lo sabes. Ayudar a las personas mayores te ayudará a valorar muchas cosas de tu vida, te enseñará y te aportará una satisfacción personal.

Pero no te olvides de que tú también estarás aportando mucho a los pacientes o residentes con los que trabajes. Ellos serán los más agradecidos. Esa relación de cariño que se establecerá casi siempre (lo dicen los trabajadores y las trabajadoras que llegaron antes que tú) hace indispensable que seas empático y paciente. Te habrás ganado muchos abrazos y muchas sonrisas que te harán más llevadero cada día.

Procura que te sea fácil comunicarte con los demás, que escuches y que conectes con los ancianos como si ellos también fuesen tus amigos de toda la vida del barrio.

 

Una posibilidad a la que no tienes por qué renunciar

El trabajo de auxiliar de enfermería que vas a conseguir no tiene por qué ajustarse a lo que es habitual ahora. ¿Estás pensando en esas personas que viven solas en sus casas y que no quieren dejar sus recuerdos para trasladarse a una residencia? Seguro que te preocupa qué será de esos ciudadanos. Pues bien, la atención geriátrica también se puede dar a domicilio, aunque estemos acostumbrados a ver a otro perfil de trabajadores en las viviendas.

Ser tu propio jefe no estará nada mal y, encima, ofrecerás una atención más personalizada a los clientes. Y si ves que nadie trabaja así, ¡te inventas un nuevo mercado laboral de auxiliar de enfermería en geriatría y estás a gusto! A los vecinos con necesidades de apoyo les encantará tu disponibilidad.

Te pueden contratar las familias o las propias personas, pues los problemas de movilidad no impiden tener una total lucidez. Fuera de una institución y su estructura más encorsetada vivirás otras experiencias como ayudar en las labores del hogar o bajar a hacer recados con cada persona y que te presente a sus amistades del barrio.

 

Quiero ser auxiliar de enfermería en geriatría

Te has apasionado por la profesión de auxiliar de enfermería en geriatría y eso es lo ideal para cogerla con ilusión y ganas de proponer nuevas ideas. Pero en Cursos.es te recordamos que necesitas una formación previa.

Puedes hacer un curso de auxiliar enfermería a distancia adaptado a tu situación actual. Ahora que tienes tiempo toma la iniciativa. ¡Estás a un paso de dedicarte a lo que siempre quisiste!