Historia de la veterinaria: nacimiento y evolución de la práctica veterinaria

historia de la veterinaria - curso de veterinaria

¿Cuánto sabes sobre la historia de la veterinaria? Si te consideras un fan absoluto de los animales, la veterinaria es, sin dudarlo, tu profesión ideal. Es probable que no sea la primera vez que te imagines tratando de aliviar los dolores a estos seres vivos de dos o cuatro patas.

Da igual que pienses en especies de granja, en los habitantes de un centro zoológico o en compañeros de piso. ¡Cómo si también te ves cuidando a los animalitos de la película Mascotas! Has nacido para cuidar de ellos. Puede que por fin haya llegado la hora de buscar los mejores cursos de auxiliar veterinario para planear el inicio de tus estudios.

Pero primero, ¿qué tal si hacemos un repaso por la historia de la veterinaria para que te empapes más de los entresijos de esta bonita especialidad?

“Las mentes más profundas de todos los tiempos han sentido compasión por los animales”, (Friedrich Nietzsche, filósofo)

 

Los egipcios ya sanaban a los animales

La de veterinario es otra de esas profesiones para las que hace falta tener una profunda vocación. No se le puede tener miedo a ningún animal, hay que estar preparado para ver todo tipo de enfermedades, tener capaz de adaptación a las circunstancias y mantener la formación al día porque lo que ayer valía hoy ya es historia de la veterinaria.

Pero para historia de la medicina veterinaria de verdad, la que se remonta al mesopotámico Código de Hammurabi, un documento que se calcula que fue hecho entre los siglos XVIII y XVII antes de Cristo. O la que todavía anima a recorrer algunos años más para atrás.

Algunos estudios de expertos creen que el primer tratado de esta especialidad médica de la historia es el papiro de Kahun. En el antiguo Egipto las labores de curación de los animales se le encargaban a los sacerdotes. Ya se empezaba a notar que el ganado tenía mayor consideración que la de objetos.

El inicio del cuidado de los animales se puede llevar al momento en el que comenzó la domesticación de los perros por los hombres, entre los años 14.000 y 11.000 antes de Cristo.

Sin embargo, estudios publicados por asociaciones formadas por los propios veterinarios no ven que exista la figura específica de sanador hasta la llegada de la civilización Mesopotámica. De ahí que se hable del Código de Hammurabi.

 

Diferentes títulos para una misma profesión que reconoció Alfonso X el Sabio

En la historia de la veterinaria al profesional que la ejercía se le pusieron nombres de lo más variopinto. Se le calificó de chamán, de ferrador, de albéitar o de fiel de matadero. De hecho, fue Alfonso X el Sabio quien reconoció como una profesión oficial la de albéitar, lo que hoy sería un veterinario o una veterinaria.

No obstante, le tocó al rey Felipe V establecer el reconocimiento de la Albeitería como un arte literal y científico cercano otras profesiones sanitarias. Ya durante el siglo XVIII, siguiendo los criterios del francés Bourgelat en la investigación y estudio de las causas y las etiologías de las enfermedades de los animales, se fundaron en Europa trece escuelas de Veterinaria.

Fueron una especie de precursoras de las facultades de ahora. Aunque en España se intentó poner en marcha antes, la realidad es que no se pudo estudiar en la Escuela de Veterinaria de Madrid hasta el año 1792.

En nuestro país los veterinarios tuvieron que convivir con los albéitares durante unos 50 años.

Esto provocó, según se dice en un texto publicado por el Colegio de Veterinarios de Badajoz, graves problemas de competencias y de intrusismo en el ejercicio profesional.

 

Desencuentros en el territorio estatal

Una ley de 1857 reguló las enseñanzas y el sistema educativo español. Se crearon varios títulos y bajo su paraguas convivían los nuevos estudiantes de las distintas especialidades. Pese a ello, en esta particular historia de la veterinaria, siguieron los encontronazos por el prestigio o el reconocimiento de unos y otros.

Olvidándonos un poco del resto del mundo, en España hubo que aprobar una Real Orden en 1865 para ordenar el ejercicio profesional. Ni eso logró acabar con el malestar y surgieron las primeras asociaciones y colegios de defensa de la profesión y la historia de la medicina veterinaria.

Cuenta el Colegio de Veterinarios de Badajoz que en 1893 se celebró el primer Congreso Nacional Veterinario, donde se analizaron las enseñanzas y la organización colectiva profesional. Ese encuentro facilitó la creación de un movimiento de acción denominado Liga Nacional de los Veterinarios Españoles.

 

Un miembro de la familia más

La profesión, sus competencias, sus técnicas y sus herramientas fueron evolucionando hasta nuestros días en los que el papel del veterinario es muy importante y tiene reconocimiento social. En todos estos años desapareció la profesión de albéitar y el veterinario y el auxiliar veterinario se convirtieron en los únicos capacitados académicamente para tratar a los animales.

Con el paso de la historia de la veterinaria, estos seres vivos que hacen compañía a los humanos fueron siendo más apreciados. Hoy, tu perro o tu gato es un miembro más de la familia. Más en tu caso, que además te quieres dedicar a proteger la salud de las mascotas, del ganado o de los animales salvajes que sean rescatados.

 

Asegurar el bienestar animal con la especialización

Dada la importancia social que tienen estos trabajadores para una ciudadanía cada vez más concienciada por los derechos de los animales, se prevé una evolución constante.

En una entrevista concedida a la publicación digital Agronegocios, el presidente del Colegio de Veterinarios de Madrid, Felipe Vilas Herranz, indicaba que hay que “desarrollar la especialización en diferentes ramas disciplinarias similares a la que existen en medicina humana (oftalmología, anestesia…) y liderar el desarrollo del bienestar animal”. En una de las consideraciones que se ha recogido en el estudio titulado Veterinaria 2030.

 

Una profesión con muchos valores que es ideal para ti

Ya has descubierto unas pinceladas sobre la historia de la veterinaria. Seguro que te has quedado con ganas de saber más y de comprobar de forma directa cómo continúa escribiéndose en el futuro.

Para conseguir dedicarte a esta profesión con muchos valores, como el respeto y la entrega, puedes realizar alguno de los cursos de auxiliar veterinario que se proponemos desde Cursos.es. ¡No pierdas más tiempo y escribe tu propia historia!