Descubre todas las ventajas y desventajas de estudiar online

ventajas y desventajas de estudiar online

Te gustaría ampliar tu formación con un curso a distancia, pero no tienes del todo claro cuáles son las ventajas y desventajas de estudiar online. ¿Es así? Pues has llegado al sitio indicado, porque hoy en nuestro blog vamos a hablarte precisamente de los pros y contras que debemos tener en cuenta a la hora de decantarnos por estudiar cursos en línea. ¡Empecemos!

 

Ventajas y desventajas de estudiar online: Ventajas de los cursos online

Estudiar a distancia es una modalidad que, a día de hoy, está bastante asentada y gana cada día más adeptos. ¿Por qué? Una palabra: internet. Esta maravillosa herramienta ha evolucionado mucho desde sus albores y ha revolucionado la forma de comunicarnos, consumir y, en el caso que nos ocupa, formarnos y estudiar. Veamos algunos pros de estudiar en línea.

 

Movilidad y ahorro

La primera y más obvia ventaja de los cursos a distancia en línea es la movilidad. Gracias a la ubicuidad de las comunicaciones digitales y la normalización de internet en casi todos los aspectos de nuestra vida, podemos estudiar desde casa, la biblioteca, una cafetería e incluso un parque.

Lo único que necesitas es un ordenador –preferiblemente portátil para disfrutar de mayor movilidad– y una conexión a internet, lo cual nos lleva a una segunda y muy importante ventaja: el coste económico. Estudiar con cursos online supone incurrir en menos gastos de los que supone la educación formal tradicional.

En las modalidades presenciales de estudio no solo se gasta en matrículas y materiales de estudio, sino que también llevan asociada una inversión en tiempo –y dinero– por desplazamientos en transporte público o privado hacia el centro de estudios. Con los cursos online puedes estudiar a distancia sin necesidad de moverte de tu casa o tu barrio.

Esto puede ser muy positivo y hacerte la vida más fácil, sobre todo si resides en una localidad en la que la oferta formativa no tiene lo que buscas. Además, estos cursos suelen ser más baratos, generalmente, lo cual anima a más personas a reciclarse, seguir ampliando su formación y mantenerse al día de las nuevas tendencias de su profesión o su sector.

Pero ojo, que lo barato puede salir caro. De esto hablaremos más adelante, ahora vamos a centrarnos en otra gran ventaja del e-learning: total flexibilidad horaria.

 

A tu ritmo y en compañía

Estudiar con cursos a distancia presenta la posibilidad de ejercer un control absoluto sobre nuestros horarios de estudio y de poder marcar el ritmo más conveniente para nuestro estilo de vida.

En una rutina generalizada en la que los horarios externos dictan gran parte de nuestro día, poder estudiar online es una bendición para quienes desean compaginar la vida laboral con la formación y prefieren organizarse el tiempo a su manera.

Cuando te matriculas en un curso online, tienes a tu disposición desde el principio los contenidos que vas a necesitar: temario, acceso a materiales complementarios, recursos didácticos o contenidos multimedia, entre otros. Si bien es cierto que hace falta organizarse muy bien y seguir un plan de estudio disciplinado, el esfuerzo merece totalmente la pena.

El estudio independiente puede aportar mucho valor a nuestra formación, pero aún es mejor cuando lo compartimos, tarea que internet hace sencilla y rápida. Los cursos a distancia suelen ofrecer acceso a foros, redes sociales y otro tipo de plataformas en las que poder consultar tus dudas o comunicarte con otras personas que estén realizando un curso en tu misma área formativa.

Como ves, estudiar en línea lleva asociadas unas ventajas muy interesantes. Pero no es oro todo lo que reluce y también existen algunos contras que debemos considerar antes de tomar una decisión. ¡Seguimos!

 

Ventajas y desventajas de estudiar online: Desventajas de los cursos a distancia

Algunos aspectos de formarse a distancia que pueden percibirse como desventajas, aunque esto es discutible y bastante subjetivo, tienen que ver con las dudas sobre la calidad de los cursos online, la falta de gente con la que estudiar, no tener profesores o profesoras delante de ti en un aula o la estructura de la autodisciplina. Detengámonos un poco en ellas.

 

Cursos a distancia vs formación presencial: ¿mejor o peor calidad?

El eterno debate. Alcanzar un consenso sobre la calidad de cualquier cosa suele suponer un reto, pero aún resulta más difícil cuando hablamos de formación. Existe cierto nivel de prejuicio y recelo, aunque quizá menos que hace unos años, hacia la calidad de los cursos online. ¿Qué decir sobre esto? Pues va a sonar a perogrullada poco comprometida, pero vamos a decir que depende.

Por un lado, es cierto que internet permite abaratar los costes y que facilita que haya cursos como setas en otoño. Entre tanta oferta, es fácil perderse y difícil discriminar qué es bueno y qué no, y no está la vida para perder ni el tiempo ni el dinero. Bien, a este respecto te recomendamos lo siguiente:

  • dedica tiempo a investigar si el curso que te llama la atención es bueno, pregunta en foros, contacta con antiguos alumnos o alumnas;
  • infórmate sobre el centro o persona que lo imparte y analiza un poco su reputación online;
  • consulta qué materiales y metodología se utilizan en el curso y, muy importante, qué ofrecen en materia de canales de consulta y atención al alumnado.

Por otro lado, la calidad de una formación depende en gran medida del compromiso no solo de quien la cursa, sino también de quien la imparte. Existe una tendencia generalizada a pensar que la formación presencial es mejor porque tiene profesores in situ que comparten sus conocimientos y crean diálogo con el alumnado.

Pero, ¿cuántas veces hemos sufrido el tedio de horas y horas de clase con contenidos de relleno y docentes que demostraban una falta tremenda de interés? Quien esté libre de esa experiencia, que levante la mano.

Ojo, que con eso no queremos decir en absoluto que toda la formación tradicional sea de mala calidad, sino que al igual que hay buenos cursos presenciales, también hay formaciones online de alto nivel con los que aprender justo lo que buscamos.

 

Disciplina y rendimiento

Otra preocupación habitual de que suele verse como inconveniente en la formación online es la falta de un grupo con el que estudiar. Bueno, si hay algo que internet nos aporta es la facilidad y rapidez en las comunicaciones. Si el curso que buscas te ofrece un temario interesante y actualizado que te apetece muchísimo, que no te eche para atrás estudiar por tu cuenta.

Una vez consigas organizarte bien y te asientes en una disciplina de estudio, podrás hacer hueco en tu rutina para consultar dudas vía e-mail, Twitter, Skype, chat, etcétera, tanto con otras personas que estudian el mismo curso como con el profesorado.

Lo de la disciplina es muy fácil decirlo, lo sabemos. Pero es posible y muy satisfactorio cuando se consigue porque trabajarás una habilidad que puede serte útil en otros aspectos de tu vida.

Además, al estudiar de manera individual podrás concentrarte exclusivamente en la formación y aprovechar al máximo tus sesiones de estudio, con lo que el rendimiento que alcanzarás será muy positivo.

 

¡Anímate a estudiar a distancia!

Recapitulemos las ventajas y desventajas de estudiar online. En el lado de las ventajas tenemos la flexibilidad logística y libertad horaria, menor impacto en tu bolsillo y conciliación laboral y personal. En cuanto a inconvenientes, hemos citado la soledad en el estudio, la autodisciplina y no tener profesores delante a los que hacer preguntas.

Teniendo todo esto en cuenta, solo queda que tú te tomes tu tiempo para valorar si estos factores realmente constituyen una ventaja o una desventaja para ti. Desde luego, estudiar online es todo un reto, pero, ¿no te motiva ponerte objetivos y trabajar para lograrlos?

Para terminar, aprovechamos para recordarte que estamos a tu disposición para darte información gratuita y atender cualquier pregunta que tengas sobre los cursos online. Si de algo sabemos en cursos.es es, sin duda, de cursos. ¿Aceptas el reto?